X
X
FI UdeC tituló nuevos ingenieros que irán en búsqueda de grandes soluciones

FI UdeC tituló nuevos ingenieros que irán en búsqueda de grandes soluciones

11.05.2018

En un ambiente solemne y lleno de emociones se desarrolló la ceremonia de titulación de las carreras de Ingeniería Civil, Civil Biomédica, Civil Electrónica, Civil Eléctrica, Civil en Telecomunicaciones, Civil Aeroespacial, Civil Mecánica y Civil Química.

Al Teatro Universidad de Concepción asistieron autoridades de la FI UdeC, representantes de empresas, apoderados, familiares y amigos de los titulados, quienes luego de entonar el himno de la universidad, escucharon atentos las palabras de despedida del docente del Departamento de Ingeniería Civil, Rodrigo Silva: “Para mí es un gran honor ser parte de esta ceremonia. A esta generación les tengo un afecto muy especial. Les hice clases por primera vez en 2014, cuando asumía como Jefe de Carrera y me tocó acompañarlos casi como un profesor jefe durante el resto de su camino. De todo corazón los quiero felicitar por estar recibiendo su título de ingenieros civiles, título que nadie les regaló. Felicito también a sus padres por el apoyo y el esfuerzo que esto les significó (...) atesoren el momento, ya que este título, en mi opinión, es el más importante en la vida. Vale más que un máster o un doctorado, porque donde vayan y en todo instante serán ingenieros, y forjarán su camino profesional pensando como ingenieros”.

Por otro lado, el académico aprovechó la ocasión para aclararle a los nuevos ingenieros que su camino no ha concluido, ya que estarán obligados a progresar en su formación profesional: “Ahora que ya egresaron, algunos pensarán que pueden botar sus cuadernos, resetear sus computadores, porque no hay nada más que estudiar. Lamento decirles que más temprano que tarde se darán cuenta que la formación nunca termina, y eso es lo bonito de ejercer la ingeniería, ya que surgen día a día nuevos materiales, tecnologías, métodos y normativas, y en general nuevos problemas y demandas que debemos solucionar. Para ello debemos estar continuamente actualizados, para no quedar fuera de competencia.

Concluido el discurso, se procedió a la entrega de distinciones especiales, para aquellos alumnos que se destacaron por sobre sus pares durante la etapa universitaria. Luego de la premiación, los asistentes se deleitaron con la presentación del conjunto musical - estilo Jazz - Nata Cisternas Trio.

[Nómina de alumnos con distinciones especiales aquí]

Después, fue el turno de Eduardo Beltrán Inostroza, egresado de la promoción por la carrera de Ingeniería Civil Química, quien en el discurso de despedida invitó a sus compañeros a reflexionar y valorar el haber estudiado en la UdeC: “Muchas fueron las oportunidades en que nos encontramos en las salas, en Biblioteca Central, en el campus o en los jolgorios. Hace seis años vimos muy lejano este momento, el momento en el que recibiríamos nuestro cartón. Aprendimos, caminamos, porque chuta que caminamos hasta los cubos los primeros dos años (…) recuerdo el primer día cuando llegué muy desorientado (…) pasaron las semanas, los meses y poco a poco nos fuimos uniendo como carrera. Con el tiempo ya no éramos los mechones que alegábamos por estudiar esa matemática que nunca íbamos a usar, ahora éramos los estudiantes de ingeniería. Sin darnos cuenta nos adentramos en un mundo sorprendente, donde cada día llegábamos a la universidad como una esponja a absorber conocimiento y experiencias. La universidad no se trata solo de aprender en las salas de clases. También vivimos, por ejemplo, el ambiente del TM (Tecnológico Mecánico) con sus partidos de ping pong, el echar la talla con los profesores, jugar a la pelota en las jaulas o simplemente un almuerzo en casino Los Patos. Pocos son los lugares donde podemos ver grupos gente bailando, practicando yoga, discutiendo sobre política y que al pasar por el arco te digan "vuélvete a Cristo". Personalmente voy a extrañar mucho esta universidad”

En su reflexión final, el ahora ingeniero, declaró que el terminar esta etapa (el pregrado) marca el comienzo del real desafío: “Que se note que somos ingenieros en búsqueda de nuevas soluciones. Que se note que tenemos la capacidad de crear nuevas herramientas, nuevos procesos, y con mucho más acceso a la tecnología de lo que pudieron tener las generaciones pasadas (…) además nunca se olviden de su universidad. No es necesario tener grandes reconocimientos para volver a contar sus experiencias. Por eso mantengan el contacto y estén siempre dispuestos a participar en actividades con alumnos. Sin lugar a duda, con un pequeño esfuerzo podemos llegar a convertirnos en agentes de cambio para ellos”.

La ceremonia continuó con la entrega de diplomas a cada uno de los egresados y finalizó con el tradicional himno alemán “Gaudeamus Igitur”, cuya traducción al español es “alegrémonos después”.

[Nómina de alumnos titulados aquí]

<