X
X
Stephanía Yáñez cuenta su experiencia en Politécnico de Milán, Italia

Stephanía Yáñez cuenta su experiencia en Politécnico de Milán, Italia

03.01.2018

Casi tres meses estuvo Stephania Yáñez, estudiante de pregrado de Ingeniería Civil Biomédica, en Europa, específicamente, en el laboratorio de análisis de movimiento “Luigi Di Vieti”, del Depto. de Bioingeniería de la Universidad Politécnico de Milán, Italia. Pasantía que pudo concretar gracias a la obtención de la beca de movilidad internacional, que impulsó Ingeniería 2030.

“Me recibieron muy bien, me integraron bastante rápido. Me pasaron un montón de material para leer y aprender. No estuve nunca desocupada”, contó Stephania, que se sintió algo abrumada los primeros días, “Hablar en inglés todo el día y tratar de entender sus conversaciones en italiano era agotador”. Sin embargo, rápidamente se aclimató al ritmo de trabajo, a las personas y aprovechó al máximo su estadía.

En el laboratorio compartió con tesistas y varios ingenieros biomédicos, ya Doctores, muchos de los cuales trabajaban en sus proyectos personales y efectuaban pruebas de evaluación a pacientes. Allí estaba la plataforma de fuerza, las cámaras instaladas, mesones y un tremendo computador. “La profesora Manuela Galli, me enviaba todas las invitaciones a seminarios, a webinar, de workshop y justo calzó que en ese tiempo estaban efectuado varios talleres a los chicos que empezaban con sus tesis para que aprendieran a utilizar los diferentes software, así que también participé y fui aprendiendo de a poco”.

¿Qué es lo que más destacas de tu pasantía?

Stephania nos cuenta que aprendió mucho sobre biomecánica y cómo se realizan los cálculos en general, de la cinemática del movimiento, ver cómo se desarrollaban los softwares, cómo funcionaba ese tipo de cálculo y la matemática detrás. “Me di cuenta que me gusta mucho esa área, que es muy interesante y que también tiene un impacto en las personas que, uno no lo ve mucho, pero evaluar y ver cómo funciona una técnica de rehabilitación también tiene un impacto importante. Me gustó porque queda mucho por desarrollar e investigar y me gustaría seguir en el área”.

Y, ¿en lo personal?

“Me di cuenta que era capaz de sobrevivir sola en el extranjero. Es una experiencia muy enriquecedora, así que los estudiantes que tengan la posibilidad de realizar una pasantía, que luchen por ella y se vayan. Que lo hagan, que se quiten los miedos porque lo van a lograr, yo pensé que el idioma iba a ser más complicado, pero me dijeron que un chileno sobrevive donde sea, así que con inglés o con señas uno se puede comunicar”.

Actualmente, Stephanía retomó su tesis de pregrado, titulada "Estudio comparativo de sistemas de análisis de marcha basados en cámaras infrarrojas y en sensores inerciales", en el que busca incorporar algunos datos obtenidos durante su pasantía en Italia.

<