X
X

Noticias Egresados

Noticias Egresados



<< Volver carrera

Egresados

  • 08.05.2018

     

    Ingeniera Civil Eléctrica, oriunda de Tomé, actualmente residente de Viña del Mar. Como alumna de la Facultad de Ingeniería de la Universidad de Concepción, Sandra se recuerda “estudiosa y responsable; un poco ñoña. No era del grupo que tenía las mejores notas, pero le ponía harto empeño. Igual me costó un poco al principio tomar el ritmo, pero una vez ya con los ramos de especialidad fue distinto. Los profesores, un siete; nunca sentí algún tipo de discriminación por ser, muchas veces, la única mujer del curso. Del mismo modo, mis compañeros tampoco hacían diferencias”. Actualmente sigue estudiando, realizando un diplomado de energía en la Pontificia Universidad Católica.

    Sus recuerdos de la universidad están colmados de compañerismo y con una excelente relación con los profesores de la facultad. Además recuerda que “el Departamento de Ingeniería Eléctrica implementó en el auditorio Salvador Gálvez los martes culturales que, sin contar con un gran presupuesto, logró que sus estudiantes tuvieran un desarrollo integral”. Lo cual ella lo reconoce como un gran aporte.

    En cuanto al ámbito laboral tuvo grandes desafíos, como cuando tuvo que hacerse cargo, como jefe de obra, de la construcción completa de una nueva subestación de poder, liderando un grupo multidisciplinario de trabajo. Respecto a esta experiencia, Sandra cuenta que “fue complicado por el nivel de responsabilidad, conocimiento y habilidades blandas necesarias, ya que no sólo se debía trabajar con profesionales, sino que debes poder explicar una actividad tanto al ingeniero o como al jornal” Finalmente, luego de meses protagonizados por estrés y cansancio, se cumplió con el objetivo con un exitoso resultado. “Personalmente fue un periodo de mucho aprendizaje. Puse en práctica todas las ciencias básicas que alguna vez aprendí, además de otras que debí aprender en el momento”.

    “Siempre se ha relacionado a los ingenieros con seres cuadrados de estructura rígida” dice Sandra respecto a la visión que les tiene la gente, sin embargo “yo creo que lo destacable de la FI de la UdeC es que forma ingenieros integrales. La experiencia de los profesores ayuda en la formación a partir de las ciencias básicas, lo que permite a sus egresados enfrentar de mejor manera el ambiente laboral, muchas veces sobresaliendo de entre sus pares de otras universidades”.

    Sandra cree que hay una tendencia en el interés femenino en ciertas carreras de ingeniería. En los departamentos de Ingeniería Química e Industrial se encuentra en un equilibrio la proporción entre hombres y mujeres, por ejemplo. La inclusión o no de mujeres, según Sandra, depende más bien de la valoración a las carreras y “donde se debe trabajar es en eliminar el miedo a ciertas carreras que se creen que son difíciles y que los estudiantes son casi marcianos sin vida. Cuando yo entré a estudiar eléctrica era bien poco valorada, después con el auge de la minería se produjo un cambio de mentalidad”.

    Respecto a su facultad, Sandra piensa que “es importante que tenga una estrategia de mercado donde su foco sea la calidad más que la cantidad y que limite los cupos de acuerdo a la realidad de egresados que se requieren, al menos regionalmente. Es lamentable que egresados de una importante universidad no encuentren trabajo o que el pago que reciban sea inferior a los sueldos de mercado”.

  • 17.04.2018

    Siendo Ingeniera Civil Eléctrica y la actual Gerente de Proyectos en la empresa WorleyParsons, Ana ha demostrado que la reinvención y constancia son las claves del éxito. Con apenas 16 años de edad ingresó a estudiar ingeniería en la Universidad de Concepción. No se sintió como una alumna destacada hasta que entró a las asignaturas más específicas de su carrera, entonces “mi rendimiento académico repuntó notablemente siendo de las ‘mateas’ del curso. Recuerdo que mis apuntes eran fotocopiados prácticamente por todos mis compañeros. Y fue así como, pese a no haber rendido los dos primeros años como era de esperarse, logré titularme en 7 años”.

    Los recuerdos más preciados que tiene Ana de su época de estudiante son los momentos de ocio y vida social, “fue una época muy entretenida, si bien era mucho estudio también teníamos espacio para pasarlo bien. Además el mismo hecho de que estén todas las facultades en un mismo campus, te permitía tener mayor interacción con gente de otras carreras y realizar estudios en conjuntos”. Siendo estudiante Ana participó, en conjunto con el departamento de fisiología de la Facultad de Medicina, en un proyecto para desarrollar un sistema de medición de presión arterial no invasiva.

    En cuanto a la vida laboral, cuenta que uno de sus mayores desafíos ha sido su reinvención profesional, su necesidad de reincorporarse al mundo laboral. Ana estaba dedicada a la docencia, sin embargo “los ingresos no me permitían solventar mis gastos y los de mis hijos. Por lo que decidí reintegrarme al rubro de la ingeniería, pero esta vez aportando desde lo ambiental, que siempre fue área de mi interés. Ingresé al equipo de ingeniería de la empresa Jaime Illanes Asociados Consultores donde partí como ingeniero staff logrando destacarme y tener a cargo un par de proyectos. Actualmente estoy en la empresa WorleyParsons con el cargo de Gerente de Proyectos y a cargo del área ambiental”.

    Respecto a las mujeres en ingeniería Ana dice que “las carreras debe promocionarse y actualizarse independiente del género. El focalizarse en un género en particular sólo deja ver que aún existen atisbos de prejuicios y las generaciones jóvenes ya no tienen esos prejuicios culturales”. Una medida que propone a esto es mejorar el sistema de enseñanza de la ciencia en los colegios, ya que incide en la decisión de las alumnas, y que las universidades muestren oportunidades reales que puedan desarrollarse.

    En lo que a su facultad y universidad respecta, Ana destaca que “la formación que entrega la facultad no se limita sólo en lo académico, sino que además entrega herramientas que te permiten enfrentar cualquier tipo de desafío laboral, lo que a la larga genera una mayor confianza en las capacidades de uno mismo y crea profesionales que siempre necesiten o quieran ir un paso más allá. Creo que este es uno de los aspectos más importantes de los profesionales egresados de la UdeC, es como una especie de Sello UdeC”.

     

  • 24.05.2017

    Nos contactamos con Dagoberto Contreras, Ingeniero Civil Eléctrico UdeC, actual Jefe de unidad de Negocio de la Central Termoeléctrica Bocamina perteneciente a ENEL Generación Chile (Ex Endesa Chile), para que – en el marco del Día Nacional del Ingeniero – compartiera sus impresiones respecto a la vida universitaria FI UdeC.

    ¿Qué ha significado para ti haber estudiado ingeniería en la UdeC?

    “En lo personal, representa un hito importante en mi vida. La posibilidad de formarme y titularme con ingeniero me ha permitido tener acceso a oportunidades y posibilidades para desarrollarme en lo profesional, lograr una vida estable y con trabajo permanente. En lo profesional, pertenecer a una familia de ingenieros en general bien evaluados, bien posicionados, con capacidades técnicas asentadas y fuertes, reconocidas por un buen nivel en el desempeño. Finamente, orgulloso de ser parte de la historia de la UdeC, ser formado por una prestigiosa universidad, regional y chilena”.

    Una de las cosas que más destaca del sello Facultad de Ingeniería UdeC es la sólida formación técnica, y que es el “resultado del trabajo personal y el de muchos profesores destacados y con estudios en universidades de alto nivel”, explicó Dagoberto Contreras, quien además fue Presidente del Centro de Alumnos del DIE.

    “Me gustaría destacar también la alta capacidad de análisis que permite encontrar respuestas y soluciones a los problemas que se enfrentan diariamente. En lo humano haber logrado lazos de amistad y compañerismo que se mantienen a la fecha. Al encontrarse con ellos permanecen los buenos momentos que se compartieron en un camino nada fácil, ser ciudadanos que aportamos al desarrollo de nuestra sociedad”, puntualizó.

    ¿Cuáles son los principales desafíos futuros para la FI UdeC?

    “El desafío de los nuevos ingenieros de la UdeC está en desarrollar habilidades asociadas al liderazgo: formar y dirigir equipos de trabajo, toma de decisiones y la toma de riesgos de forma pensada. En lo técnico mantener el buen nivel comparativo, pero incorporar y desarrollar el concepto de la innovación en su pensar y actuar para hacer frente a un mundo que cambia aceleradamente. De igual forma incorporar en su formación conceptos de negocios y mercado eléctricos para nuestro caso. Al mundo lo mueve la necesidad de generar riqueza y para eso hay que conocer cómo funciona y regula. En resumen agregar a la fuerte formación técnica, herramientas de gestión y negocios que permitan disponer de un ingeniero más dotado para enfrentar los tiempos actuales y futuros, en cualquier posición dentro de la sociedad y empresas”.

    Dagoberto Contreras se despidió en esta breve entrevista enviado un saludo a todas las autoridades de la Facultad de ingeniería, docentes, personal administrativo y  alumnos, “esperando que puedan seguir desarrollando el conocimiento y espíritu libre de la juventud, de la sociedad y de nuestro País”.