X
X
La robótica y el mar buscan ingenieros UdeC que aporten con sus conocimientos

La robótica y el mar buscan ingenieros UdeC que aporten con sus conocimientos

11.10.2017

Desafíos es la palabra que con mayor frecuencia surge espontáneamente durante la entrevista a Víctor Villagrán, Director de Desarrollo y Transferencia Tecnológica del Instituto Mileno de Oceanografía, IMO, de la UdeC, quien acompañado de la Ingeniera Karina Alvarado (ver nota) nos habla de este importante centro, ganador del último concurso del Programa Explora de Conicyt, en el área de Valoración Científica, para llevar la pasión por la tecnología y la ciencia a más de 100 niños de nuestra región.

Su trabajo en el IMO, como bien señala Víctor Villagrán, no ha sido fácil. Sin embargo, las ganas de hacer cosas y dar la pelea a los obstáculos típicos de los investigadores para mostrar sus impactos y aportar a la sociedad son motivos más que suficientes para seguir adelante.

¿Cómo llega un Ingeniero Electrónico a trabajar en océanos?

Víctor, quien es Ingeniero Civil Electrónico UdeC y efectuó su magister también en el campus universitario, ha estado vinculado a temas marítimos, prácticamente, desde sus inicios profesionales.

“Me ofrecieron participar de un proyecto en la UdeC que estaba recién partiendo y que estaba asociado a quien es actualmente el Director del Instituto Milenio, Osvaldo Ulloa, y que se trataba de desplegar una boya oceanográfica en las costas de Concepción (1998 - 1999), idea pionera para ese entonces”, explicó Víctor Villagrán.

A partir de esa experiencia, le ofrecieron una pasantía a Dinamarca, a un instituto que se dedica también a investigación en el área de Oceanografía, pero que tenía un grupo de profesionales de desarrollo de ingeniería. “Con esa pasantía y ver en terreno la creación de herramientas o máquinas que se estaban desarrollando en esa área, me interesó bastante y cuando volví comencé a trabajar en distintos proyectos y así estuve por varios años... proyectos con enfoque científico, pero que tenían una necesidad de utilizar tecnología de punta. Entonces, siempre era importante tener a un profesional del área de ingeniería”, explicó.

El Ingeniero Electrónico UdeC, Víctor Villagrán

De esta manera, Víctor ha estado trabajando en algunos desarrollos de equipos para medir parámetros fundamentales en el océano como por ejemplo, sistemas para medición de oxígeno disuelto usando técnicas de trituración química, donde estuvo involucrado en todo el proceso de la construcción y diseño de estos equipos, los cuales siguen vigente y están lo suficientemente maduros para patentar. “En general, los ingenieros trabajamos en sistemas observacionales, que consiste en montar plataformas de medición, multiparámetros y eso incluye también vehículos submarinos”, puntualizó.

Uno de los primeros desafíos para Víctor Villagrán, quien llegó a fines del 2015 al IMO es explotar la temática de desarrollo tecnológico, considerando que el principal foco del Instituto es la investigación fundamental o básica, pero donde también se reconoce la importancia de la transferencia tecnológica. “De hecho gran parte de la investigación que desarrollar el Instituto es gracias a tecnología de punta, entonces hay una relación directa con el uso de tecnología”, contó el Ingeniero UdeC. Así, el tema de la sustentabilidad en el tiempo se vuelve crítico y es por eso, que en esa línea la vinculación permanente con la Facultad de Ingeniería es clave. Se busca, en definitiva, que estudiantes de todas las disciplinas de ingeniería se interesen por las ciencias marinas. “Que los ingenieros que se están formando vean un mundo de desafíos que hay en esta área y que pueden ellos aplicar todas sus capacidades de ingeniería”, puntualizó.

“ExploSub: Ciencia y Tecnología para la Exploración Submarina”

Uno de sus éxitos ha sido el obtener financiamiento del Programa Explora de Conicyt para la realización de “ExploSub: Ciencia y Tecnología para la Exploración Submarina”, lo que los tiene muy contentos.

“Fue bastante satisfactorio, porque este proyecto permite relacionar varias áreas del IMO. Por un lado, está el grupo de extensión, orientados a la parte educativa; también el grupo de operación y logística de las actividades que se hacen en terreno (mar) y estamos nosotros, como grupo de desarrollo tecnológico”, contó Víctor Villagrán, quien trabaja junto a Karina Alvarado, Ingeniero Civil Industrial UdeC.

El proyecto adjudicado, señala Karina, contempla varias horas pedagógicas. “El primer paso es generar un co-diseño que se hace en conjunto con cada escuela, viendo particularmente las necesidades de cada establecimiento. Dentro del proyecto, son 110 niños que son beneficiados, pero hay 58 personas entre docentes, directivos y asistentes en educación que serán los encargados de transmitir estos conocimientos a más alumnos”, puntualizó Alvarado.

La idea de participar en este desafío tecnológico surge por la necesidad de encontrar algo que fomente el pensamiento lógico, permita introducir nuevas tecnologías, motive la capacidad de crear soluciones utilizando nuevas herramientas y que esté en línea con el trabajo que actualmente están realizando en el Instituto Milenio de Oceanografía. Así se llega a un mini-lander o plataforma submarina, semejante al real Lander que está en construcción en Estados Unidos y que será utilizando en la Fosa de Atacama a fines de este año 2017.

Dijimos, conectémonos con ese objetivo central del IMO y propongámoslo como desafío a los niños construir eso mismo, pero a pequeña escala. Que ellos sean capaces de construir un mini Lander, capaz de explorar zonas que nunca antes se habían visto y ellos podrán hacerlo en una pequeña piscina o agua”, contó Villagrán.

Conceptualmente, el mini-lander, que cada grupo de escolares deberá construir, es muy simple, y eso hace que su tecnología, llamada disruptiva, sea simple y robusta. “A diferencia de un vehículo submarino que tiene la capacidad de navegar, en algunos casos, con propulsión o seguir trayectoria, este equipo Lander es tan simple como dejar caer algo, y después de cierto tiempo, el instrumento efectúa mediciones, recolecta agua y después que pase un determinado tiempo o que reciba una orden a través de un enlace acústico, libera un peso o un ancla y sube por flotabilidad”, explicó el Director de Desarrollo y Transferencia del IMO.

En marzo 2018 comenzará de lleno el proyecto con escolares de Coihueco, Quillón, Penco y San Pedro de la Paz, y se requerirá monitores que acompañen y guíen el trabajo con profesores y sus alumnos. Por ello, se hace un llamado a los estudiantes de ingeniería UdeC interesados en temas de robótica y que quieran dejar un legado con su conocimiento a contactarse con el IMO para que puedan participar en éste como en otros proyectos multidiciplinarios.

<