X
X
Ingeniera Industrial UdeC participa en proyecto que acerca las maravillas del fondo marino a estudiantes secundarios

Ingeniera Industrial UdeC participa en proyecto que acerca las maravillas del fondo marino a estudiantes secundarios

25.09.2017

  • El estudio del IMO se adjudicó recursos por 25 millones de pesos para implementar esta iniciativa de valoración de la ciencia.

En primer lugar a nivel nacional fue seleccionado para recibir los fondos del Programa Explora de Conicyt, el proyecto del Instituto Milenio de Oceanografía, IMO, denominado “ExploSub: Ciencia y Tecnología para la Exploración Submarina”, en el que participa la ingeniera civil industrial de la Universidad de Concepción, Karina Alvarado Briones.

La iniciativa, que encabeza a los 18 proyectos seleccionados a nivel nacional entre 141 postulantes evaluados como elegibles en la categoría Valoración, busca trabajar con estudiantes de establecimientos educacionales de enseñanza media de comunas del Biobío distintas de las que conforman el Gran Concepción, para la construcción de un prototipo a pequeña escala de un vehículo submarino para la exploración del océano, denominado mini-lander. Esto se logrará a través de un proceso de aprendizaje significativo y paulatino, en el que los alumnos participantes contarán con el apoyo de biólogos marinos, ingenieros y asesores pedagógicos y comunicacionales.

Ciento sesenta serán los estudiantes secundarios beneficiados con esta
innovadoras iniciativa que les permitirá conocer aplicaciones de la ingeniería
en base a conocimientos científicos especializados en oceanografía.

Karina Alvarado se tituló de la carrera de Ingeniería Civil Industrial UdeC a principios de 2016, desempeñándose a partir de ese mismo año, como Ingeniera de Proyectos del IMO. “Siempre estuve enfocada a estudiar Industrial, sabía que tenía que ver con gestión y que te preparaba para desempeñarte en distintas áreas que es algo que tiene que ver con mi personalidad, porque me gusta estar siempre haciendo cosas distintas, por eso destaco la diversidad que ofrece la carrera de poder trabajar en diferentes campos. A veces, durante la carrera, uno se pregunta para qué le están enseñando todo eso, pero lo que están haciendo es formar el pensamiento, educar en la forma de buscar las soluciones que se requieren, yendo siempre más allá sin quedarse sólo con los conocimientos”, explica.

El IMO es una entidad que se dedica a la investigación básica por parte de sus científicos, por lo que hay mucho conocimiento disponible, pero faltaba un desarrollo más aplicado, más dirigido a productos, servicios o prototipos, ofreciendo nuevas cosas que se pueden hacer a partir del trabajo que ya se ha realizado. Es por eso, que me invitaron a quedarme en el IMO, porque un ingeniero industrial podría potenciar mejor esta área, formulando proyectos y adjudicando fondos. Ésa es mi función principal”, destaca Karina y explica que ésta es una tendencia en el mundo y es el perfil de los proyectos que el gobierno está actualmente privilegiando al momento de otorgar financiamiento.

Además, el área de la oceanografía en general, si bien, en nuestro país, está bastante desarrollada en cuanto a la investigación básica, aún queda un largo camino por recorrer en cuanto a su divulgación. “Por ejemplo, se puede trabajar, como en el caso de este proyecto, con estudiantes de colegios, para que aprendan todo lo que se puede hacer con los conocimientos científicos, aplicando principios de ingeniería”, detalla. “El proceso de aplicación en los colegios de este proyecto dura unos ocho meses, trabajaremos con 160 estudiantes de entre séptimo básico y cuarto medio de cuatro colegios de San Pedro de la Paz, Penco, Quillón y Coihueco”, afirma Karina, explicando que la idea central es transmitir a los alumnos secundarios, conocimientos básicos sobre oceanografía a los que, de otra forma, no podrían acceder, motivándolos a interesarse en la investigación científica de esta área.

Este proyecto es una entre muchas otras acciones de divulgación que le ha correspondido apoyar a Karina en su tiempo en el IMO. “Actualmente, estamos participando en el hub APTA (Andes Pacific Technology Access), insertándonos en un contexto en que las tecnologías que se desarrollan al interior de universidades o de institutos o centros de investigación como el nuestro, se lleven efectivamente al mercado. Porque muchas veces pasa que las innovaciones quedan en el laboratorio o en una patente, entonces el hub se encarga de vincular estos proyectos y la capacidad de cada instituto con las necesidades reales de las empresas, para generar aplicaciones comercializables”, detalla.