X
X

Egresados

“Es increíble todo lo que uno sabe… no te das cuenta hasta que realmente lo empiezas a ocupar”



Paulina Farias Woywood, Ingeniera Civil UdeC, visitó unos días Chile y aprovechó de conversar con comunicaciones de la FI UdeC para contarnos en directo lo feliz que la hace ser una ingeniera de la Universidad de Concepción. Y es que, desde el año 2015, vive en Estados Unidos junto a su familia.

Hija de la destacada académica e investigadora Mónica Woywood del Depto. de Ingeniería Civil, Paulina cuenta que siempre le gustó lo que hacía su mamá. “Para mí era entretenido cuando mi mamá llevaba algún proyecto a la casa, siempre quería ayudarla a contar autos o puntos, entonces se me hizo súper lógico elegir Ingeniería Civil”, contó Farias. Sin embargo, su decisión no estuvo exenta de ciertas dificultades en el camino por ser “hija de”, pero fueron sólo comentarios que nuca se tomó con gravedad, porque confiaba en sus capacidades y en la rigurosidad de su madre. “Algunos me decía que me iba bien, porque me pasaba las pruebas, pero si me iba mal me decían que era tonta porque no le pedías las pruebas a mi mamá”, contó.

Sus mejores recuerdos de época estudiantil fueron cuando fue la secretaria del Centro de Alumnos de Ingeniería Civil, donde organizaron la semana de la carrera, varias fiestas y hasta un torneo de póker. “Lo pasamos súper bien e hice grandes amigos que mantengo hasta hoy”.

Una vez egresada, Paulina efectuó el diploma del IIT en Hidráulica el año 2010, luego un magister en Ingeniería Industrial y Sistemas en la UDD (2013-2014), donde recibió el premio UDD como mejor alumna del Magister.

A principios del 2015 se fue a vivir a Estados Unidos (Greenville, Carolina del Norte) acompañando a su marido Ignacio Yánez Iturra, Ingeniero en Computación, quien trabajaba en Santiago en la empresa Fluor, quien lo trasladó al país norteamericano. “Le ofrecieron un puesto en la oficina de Carolina del Sur hace unos cuatro años atrás, donde estuvo como ingeniero de control de projects y management, y ahora le ofrecieron esta nueva posición como project manager y gestión de negocios para la oficina de Fluor en San Francisco, California”, explicó Paulina.

Paulina Farias Woywood

En Estados Unidos convalidó su carrera. El sistema funciona diferente que en Chile, ya que vas a la Universidad y tomas los ramos para tener los créditos y requisitos suficientes para rendir una prueba ante el Estado – explicó Paulina, quien dio con éxito la prueba “Fundamentals of Engineering” que otorga el título de Ingeniero Civil. “Una vez que tienes esta certificación y al cabo de cuatro años trabajando puedes postular a tener tu licencia como Ingeniero Civil. La licencia se obtiene presentando tu trayectoria como profesional, donde otros ingenieros licenciados validan tu nivel como profesional, y rindiendo una prueba. Esta segunda prueba que se llama Principles and Practice of Engineering la di en abril de este año y en julio me avisaron que la había aprobado”, contó la egresada UdeC, quien destaca que este paso abre muchas puertas, ya que no sólo certifica como un profesional calificado de experiencia, sino que también permite firmar planos y hasta abrir una empresa.

En estas semanas inicia un nuevo trabajo en la empresa Wilsey-Ham dedicada 100% a proyectos en ingeniería civil. “Estoy súper feliz trabajando en Estados Unidos, el haber validado mi profesión y que te reconozcan es muy gratificante”.

¿Cuál es la diferencia entre trabajar en Chile y en Estados Unidos?

“En Chile el trabajo es jerárquico, está el súper ingeniero, el medio ingeniero, el cuarto, el dibujante y las líneas no se tocan. Entonces, tú haces esta pega y no tocas ni para arriba ni para abajo... en cambio, allá las tienes que hacer todas. Me tocó plotear planos, no lo había hecho nunca, pintar la línea, escanear papeles, y tú con el dibujante o con el diseñador trabajas juntos y se forma un equipo mucho más cercano. Entonces, tienes que ser capaz como ingeniero de hacer toda la pega. De venderla, de hacer la propuesta, de ejecutarla, de calcularla y presentarla. Entonces, es súper desafiante, pero muy entretenido, porque tu día son súper distintos. En cambio acá, en Chile, en la consultora que estuve como 8 años hacía, principalmente, cálculos”.

Paulina Farías destaca además que la vida norteamericana permite hacer mucha vida de familia y que los proyectos de ingeniería se pueden desarrollar no sólo en ciudades grandes, sino que también mucho en ciudades chicas, y todos los permisos los haces ahí mismo, no te tienes que moverte de ciudad. No es centralizado como en Chile, permite tener una vida mucho más tranquila.

¿Qué destacas de la formación en la Universidad de Concepción?

“Es increíble todo lo que uno sabe. Uno no se da cuenta hasta que realmente lo empiezas a ocupar. Todos los cursos que tú tomas en la UdeC o ramos obligatorios como parte de la carrera, o cuando uno está estudiando tampoco ve como está entrelazando, pero cuando uno empieza a trabajar vas viendo toda la fusión y cómo funcionan todas las disciplinas de la ingeniería......y nada que envidiar a las universidades gringas, estoy súper contenta de los conocimientos que obtuve estudiando acá”, expresó.

Paulina junto a su marido, Ignacio Yánez Iturra
Paulina, junto a su marido Ignacio Yánez Iturra