X
X

Egresados

“No te pongas tus propios límites… Deja una huella en cada lugar que estés” (Javier Concha, Ing. Civil Electrónico)



Perseguir los sueños si funciona. Al menos, así ha sido para Javier Concha Sepúlveda, Ingeniero Civil Electrónico UdeC, quien está realizado actualmente su postdoctorado en el Ocean Ecology Lab del National Aeronautics and Space Administration, más conocido como NASA, contratado por USRA, Universities Space Research Association. “Por lo que puedo decir que trabajo en NASA, pero no para la NASA”, puntualizó este destacado ingeniero, con doctorado en Rochester Institute of Technology, Rochester, NY, USA.

¿Cómo un penquista llega a trabajar en la NASA?

“Cuando estaba realizando mi doctorado utilizando imágenes satelitales para estudiar cuerpos de agua, y dos años antes de egresar, me gané una beca para un curso de verano en instrumentación óptica para aplicaciones de agua financiado por NASA. Fuimos 20 estudiantes becados que estuvimos enclaustrados en el Darling Marine Center de la University of Maine por un mes. Dentro de los profesores, habían personas del Ocean Ecology Lab en el NASA Goddard Space Flight Center. Es así como conocí a personas trabajando en NASA, y empecé mi networking. Después, me conseguí una entrevista con el actual Lab Chief, que es puertorriqueño y le expresé mi interés de conseguir una posición en el laboratorio. Cuando estaba a punto de egresar, empecé a preguntar por emails si tenían algo para mí”, contó Javier Concha.

Tiempo después asistió a una reunión en San Francisco con la determinación de conseguir algo en NASA, y el Dr. Antonio Mannino, investigador, le ofreció un puesto para un postdoctorado. “Por lo que tuve una entrevista informal con él y me ofreció la posición”.

¿En qué estás trabajando en NASA?

“Por ahora estoy trabajando con un satélite geo-estacionario para estudios de agua llamado GOCI, lanzado por los coreanos del sur,  y en preparación de una misión de NASA de lanzar el satélite geo-estacionario Geo-CAPE. También he participado en outreach mostrando lo que hacemos en NASA Earth Science a la comunidad, además de participar en un panel de selección dentro NASA para proyectos financiados por NASA”, contó este joven de 34 años.

¿Qué pensabas ser cuando grande?, ¿pensaste alguna vez en trabajar en NASA?

“Es un poco para la risa, pero cuando niño quería ser cura, pero todo eso se disipó en la adolescencia. También me gustaba desarmar mis juguetes para jugar con los motores electrónicos. Creo que por eso decidí estudiar ingeniería. Siempre quise hacer algo grande eso sí. Dejar este mundo mejor de cómo lo encontré, algo que me fue inculcado por mis padres y los scouts. Crear un impacto en el mundo. Y ahora estando en NASA he tenido esa oportunidad trabajando como científico”, contó el ingeniero UdeC.

¿Cuáles son tus próximos desafíos personales y profesionales?

“Me gustaría conseguir una posición permanente en NASA y trabajar como investigador principal. Por motivos de VISA, existe la posibilidad de regresar a Chile, y en ese caso, me gustaría trabajar en estudios de agua utilizando imágenes satélites. Quizás empezar mi laboratorio propio”.

Vida universitaria: estudio, baile y amigos

Su paso por la Universidad de Concepción le trae muy buenos recuerdos, pues además de recibir una educación de muy buena calidad – como él mismo señala – tiene muy buenos recuerdos con sus compañeros, profesores y amigos.  Además, durante toda su vida universitaria participó del Ballet Folclórico y formó parte del centro de alumnos de la carrera, “donde conocí muchas personas y cree muchos lazos de amistad. Aprendí mucho de cómo trabajar en equipo, y lo importante, ser sociable”, explicó Javier, quien vive en Washington DC.

¿Cuáles son las herramientas que te dio la Facultad de Ingeniería?

“Cuando realicé mis estudios de postgrado, me di cuenta que la educación recibida en la UdeC no tiene nada que envidiarle a la educación en USA. La barrera, al principio, fue el inglés, pero las ciencias básicas recibidas en la Facultad de Ingeniería me sirvieron para terminar mis estudios en forma satisfactoria”.

¿Cuál es el desafío en formación del ingeniero del mañana?

“Creo que el mayor desafío es formar profesionales que no solo sean expertos en alguna materia, sino también sean sociables. Las tecnologías nuevas no están ayudando a tener un contacto directo con otros, por lo que si no creamos las instancias para compartir, nos vamos a convertir en robots”, explicó Javier, quien también comentó la necesidad de que inglés sea obligatorio en todas las ingenierías.

¿Qué mensaje te gustaría transmitir a las futuras generaciones de ingeniería?

“Al estudiante del futuro le diría: no te pongas tus propios límites. No tengas miedo en preguntar, que lo peor que puede pasar es que te digan que no. Sé persistente, trata una y otra vez. Y si fallas, cada error es también una nueva experiencia para aprender. Estudia arduo cuando corresponda, pero no te olvides de pasarlo bien. Ten alguna actividad que te ayude a relajarte y compartir con otros seres humanos. Deja una huella en cada lugar que estés”, puntualizó Javier Concha.