X
X

Proyecto que busca utilizar residuos siderúrgicos se adjudicó fondos Fondef IDeA etapa 2

Proyecto que busca utilizar residuos siderúrgicos se adjudicó fondos Fondef IDeA etapa 2

Proyecto que busca utilizar residuos siderúrgicos se adjudicó fondos Fondef IDeA etapa 2

08.11.2018

“Desarrollo de catalizadores de bajo costo, a partir de residuos industriales, para la producción de gas natural sintético, SNG”, es el nombre del proyecto que lidera la académica e investigadora Ximena García del Departamento de Ingeniería Química, el cual obtuvo recientemente financiamiento Fondef IDeA etapa 2.

La investigación - que partió el año 2015 - busca reemplazar catalizadores a base de níquel por otros metales. “Existe una reacción en la que utilizas gas de síntesis, que es monóxido de carbono con hidrógeno, para producir un sustituto de gas natural metano. Es una reacción antigua y súper conocida y tradicionalmente los catalizadores que se necesitan para esta reacción son en base a níquel, pero estos catalizadores no permiten viabilizar procesos de pequeña escala, que sería la realidad chilena. Y, por otro lado, los catalizadores de níquel se envenenan fácilmente, sobre todo, si estamos pensando usar gas que viene - por ejemplo - de la conversión de biomasa, que es una realidad cada vez más importante en Chile”, explicó Ximena.

En este grupo de investigación participa como directora alterna Claudia Ulloa, académica de la Facultad de Ciencias Ambientales, junto a los ingenieros civiles químicos Marisol Montaña y Javier Concha, de la Compañía Siderúrgica Huachipato (CSH), además de personal técnico y tesistas.

En la primera etapa del Fondef IDeA – que finalizó el 2017 - se exploraron aspectos científicos, probando varios residuos: relave minero, escoria minera y polvillo de alto horno de CSH. “Los probamos y el que presentó mejor comportamiento fue el polvillo de Huachipato, después demostramos que también era factible hacerlo con los relaves y las escorias mineras, pero nos tardamos más tiempo en encontrar los métodos para activar estos materiales”, explicó García.

El éxito del uso del polvillo incluso generó un proceso de activación de patente, el que ya pasó sus primeras etapas.

Al terminar la primera fase del proyecto Fondef IDeA decidieron postular a la segunda etapa, la que no se trata de una postulación concursable con todo Chile, sino contra el propio comité de Fondef. “Ellos revisan lo que se hizo en la primera etapa, se escribe un proyecto para la segunda etapa contando todo lo que hiciste en la primera y luego nos llamaron a presentar nuestra idea… que afortunadamente fue aprobada para pasar a la segunda etapa de investigación tecnológica (agosto 2018)”, puntualizó la ingeniera.

¿Cuál es la mayor dificultad de esta segunda etapa? La mayor complejidad es el cambio de escala. Ahora deben trabajar en escala de mayor tamaño y escalar el trabajo de laboratorio a este nivel. El proyecto se desarrolla junto a una empresa, en este caso Huachipato, compañía que en la primera etapa también participó colaborando en la entrega de las muestras, pero que en esta etapa aporta efectivamente en una parte (20%) del financiamiento del proyecto.

El beneficio para la empresa siderúrgica radica, por una parte, en darle un valor al polvillo del alto horno, que es un residuo que sólo se acumula, y por otra parte, el alto horno y coquería generan gas que se utiliza como fuente combustible. “Es interesante para ellos si pudiesen usar un residuo para tratar estos gases por esta reacción y producir un gas con mayor valor energético”, puntualizó la académica.

Esta segunda parte considera la construcción de un reactor de metanación de gas de coquería y alto horno (gas mixto), para ensayar con mayor cantidad de catalizador en una operación denominada operación continua. “Esto permitirá evaluar parámetros operacionales que después aporten para el diseño y el escalamiento hacia procesos de mayor escala”, puntualizó Ximena. Se destaca también que toda la información que se tiene del catalizador y su comportamiento conformará un paquete tecnológico, disponible para ser usado por la empresa asociada CSH, para que produzcan ellos mismos su catalizador en gran escala, o que puede ser licenciado a terceros.